El Mecánico

Hace unos meses, mientras visitaba un local de pintado y mecánica automotriz, me di con una sorpresa muy interesante en una de las paredes.
Había una sección que tenía un mensaje tipo “por favor, las herramientas deben estar ordenadas!”, en letras muy grandes.
En ese momento me dije, será complicado seguir una norma básica? si es así, porque las letras tan grandes?

Luego había una pared con muchos ganchos numerados de manera artesanal, pero numerados al fin y al cabo. Cada uno de estos contenía mas de una llave de tuercas, estando estas agrupadas por el número que indicaba cada gancho.
Esto sinceramente me pareció una buena idea! ya que he ido a lugares donde solo tienen cajas de herramientas y cuando alguien dice “pásame la de 3/4!” pues comienzas a escuchar como suenan las llaves mientras van buscando el número deseado. Que pérdida de tiempo, no?

En otra ocasión, mientras veía como revisaban un llanta en el agua (esto para ver si tenia agujeros), noté que antes de comenzar, la marcaron con una tiza, al encontrar los huecos, hicieron lo mismo en cada lugar con problemas, y al terminar la revisión antes de sacar la llanta para reparar, marcaron de nuevo la llanta!

Es obvio, marcan los errores para parcharlos. pero por qué al inicio? por qué al final?
– Lo que sucede joven, es que tengo que dejar una marca donde estoy comenzando a revisar la llanta, sino termino dándole vueltas por gusto, o no termino de revisarla por completo.
– Y bueno, le hago una marca al final para saber por donde comenzar cuando tenga que colocar nuevamente la llanta en el aro.

La verdad es que quedé sorprendido por la necesidad de exactitud que tenia el señor trabajador. Honestamente, en otras ocasiones no había encontrado eso.

Lo cual me hizo pensar y a la vez encontrar mucha analogía con el trabajo que realizamos los desarrolladores, ya que, no importando la tecnología:
Requerimos de orden, aunque sabemos que no basta con solo poner un anuncio o mensaje de búsqueda de calidad, establecemos estándares de trabajo y ponemos de alguna manera, carteles pidiendo el cumplimiento del mismo.
Realizamos pruebas, revisamos si es que hay huecos en nuestros programas, y si somos un poco mas meticulosos, establecemos técnicas de identificación, mejor aun, si es que las tenemos automatizadas.
Marcamos los errores que identificamos, estando esto muy relacionado con la analogía anterior.
Establecemos bases y marcas al iniciar o culminar un trabajo, y si utilizamos herramientas controladoras de código fuente como mínimo, pues mucho mejor, no?
– Salvo conocidas excepciones, no tenemos problemas en compartir explicaciones sobre las prácticas que realizamos. Aunque claro, a veces hay momentos en los que pensamos que las cosas son obvias, suponemos y caemos en el error, pues no debemos suponer!!

Creo que si es que tuviera algo de tiempo y mas llantas con hueco, podría seguir visitando talleres mecánicos y sorprendiéndome con el orden y otras veces, desorden que se pueda encontrar.
Y eso que no he mencionado los niveles y maneras de integración que hay en estos equipos.
Con decirles por ejemplo, que aquí en casa están refaccionando el cuarto de al lado, y he visto el trabajo en equipo que realizan las dos personas involucradas, sin contar las diferencias que uno puede identificar en cualquier equipo de trabajo, me pareció muy interesante el nivel de coordinación que manejaban, algunas prácticas y técnicas que utilizaban.

Pero a lo que quiero llegar mi estimado lector, esperando no haberlo aburrido, es que nuestro trabajo por mas técnico/informático/artístico que pueda llegar a ser, puede ser visto de manera similar cuando se compara con otras actividades, como el trabajo en de un mecánico automotriz, un albañil, gasfitero y así.

Entonces, la recomendación que podríamos rescatar de todo esto, es:
Que nos tomemos un tiempo y mientras este bajo nuestro alcance, busquemos y encontremos analogías entre lo que sucede en lo cotidiano del mundo real (por así llamarlo) y el trabajo que realizamos.
O mejor aun, si pueden pregunten a su mecánico sobre los procedimientos que usa, claro sin ser muy molestosos que digamos eh!
Lo del mecánico puede ser tomado como un ejemplo, ya que en realidad, lo recomendable es que veamos y comprendamos las cotidianidades de los profesionales de otras carreras u oficios.

De ser mejor aun, lo ideal seria que conversemos con ellos, compartamos experiencias, veamos y permitamos ver nuestros puntos de vista desde otras perspectivas.

De ser así, que otras soluciones descubriríamos? pues aun no lo se, pero créanme, estoy seguro que mientras mas llantas tenga que reparar, mas cerca estaré.

Orden 
Un Saludo.
@jersson

One thought on “El Mecánico

  1. Pingback: Aquella teoría de la ventana rota | Jersson on the block!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *