¿Qué? ¿Cómo? y ¿Por qué?

Hace unos años escribí un post que resumía mi forma de pensar respecto a las trabas que identifiqué en el trabajo (de esa época).

Esto pues, muchas veces al empezar el trabajo, nos centrábamos en intentar entender el detalle y/o cómo se harían las cosas, cuando en realidad lo primordial era comprender a nivel general, la funcionalidad que se buscaba cubrir.

En resumen, perdíamos el tiempo intentando entender el ¿Cómo? cuando lo importante era el ¿Qué?

Como dije al empezar este post, han pasado los años y ahora entiendo que en realidad estaba equivocado.

Continue reading

La necesidad de las “buenas costumbres”

¡Nos ha pasado a todos! En algún momento tuvimos que aprender a planchar nuestra ropa y en ese instante -o cuando planchamos- hemos pensado que  hacer ese tipo de cosas es una pérdida de tiempo, que eso no debería contar cuando expones en la universidad, el trabajo o cuando te presentas a una entrevista.

A pesar de ello, también sabemos o luego aprendemos que dichos aspectos sí cuentan, y que hay veces en las que seguimos y respetamos las buenas costumbres solo porque la sociedad así lo ha determinado.

Last man standing - waiting concept

Fuente: Holy Kaw!

Continue reading

¿Qué se entrega al finalizar un proyecto de sistemas?

Cuando un proyecto está en proceso y no lo estamos gestionando bien, nos podemos encontrar con este tipo de respuestas:

Pero es fácil, tenemos que entregar el sistema.

El problema con estas situaciones es que, en parte, obviamos al fenómeno de Newton que involucra tanto acción como reacción. Esto quiere decir que antes de pensar en la consecuencia, es decir, el software o sistema, debemos dedicarle atención a la causa, en otras palabras, la programación. Pues obviamente, sin programación no hay software.

2016-09-16_22-02-47

Fuente: Geek&Poke

Continue reading

Y tú ¿Qué vas a hacer cuando seas jefe?

Hace ya un buen tiempo, Pepe fue ascendido a Jefe de área, y posterior a la noticia, conversé con él. De esa reunión resalté tres principios muy importantes:

  1. Realización personal: Si bien es cierto sus actitudes (y resultados) demostraban que el ascenso era merecido desde tiempo atrás, Pepe solicitaba reuniones de feedback a su eventual jefe. No pedía ser ascendido, preguntaba sobre aquellos aspectos personales que le faltaban cubrir para sentirse merecedor de un puesto con mayor responsabilidad.
  2. El equipo tiene que estar preparado: Cuando eres ascendido se espera que tus resultados mejoren pues ahora tienes un equipo que heredará tu forma de trabajo, tus buenas prácticas.  Entonces, Si te conviertes en el jefe del equipo con el que trabajabas y no irradiaste tu forma de ser, empezarás desde cero con ellos.
  3. Nadie trabaja como tú: Ascender conlleva menor cantidad de acciones operativas y eso no significa que trabajarás menos, significa que tendrás nuevas funciones y que las que hacías, las hará tu reemplazo, quien no necesariamente tiene todas tus habilidades ni tu velocidad.

Continue reading