Éxito en proyectos que fracasan

Recuerdo que en una conferencia, el expositor rompió el hielo al contarnos que tenía amplia experiencia en proyectos que fracasaban.

A pesar de la risa generalizada, el orador había logrado su primer objetivo captando la atención del público. Si bien es cierto no recuerdo el contenido de la charla y menos aún el nombre del expositor, todavía conservo aquellos primeros minutos en los que este habló sobre su experiencia en proyectos y el éxito de los mismos.

Fuente: GinaTricot

¿Qué es éxito y bajo qué perspectiva?

Si conversamos con el equipo del proyecto, encontraremos que buena parte del mismo asocia el éxito con culminar el trabajo a tiempo y contar con la menor cantidad de errores. Aquí estamos asumiendo que hay una fase o ciclo de pruebas y que además dichos errores fueron contabilizados y corregidos.

Confieso que no he tenido la suerte de conocer o participar en un proyecto que haya salido libre de la temida —y algunas veces desconocida— etapa de pruebas. Más aún si se comete el error de esperar a que el desarrollo culmine para empezar a probar.

 

De conversar con el cliente, el éxito combina factores que involucran al correcto funcionamiento —que el sistema, además de funcionar, funcione bien—  en el momento oportuno —cuando lo necesite— y contar con la seguridad de que la información sea confiable —que no va a cambiar a menos que el usuario así lo decida—

El correcto funcionamiento va de la mano con la volatibilidad y/o la solidez de las funcionalidades que se necesiten cubrir. Aquí dependemos de la perspectiva del cliente. La cual cambia mientras el proyecto sigue su curso. Es por ello que el grado de negociación y manejo de conflictos en muy importante durante la vida del proyecto.

El momento oportuno tiene mucho que ver con la disponibilidad del producto que estamos construyendo, con el nivel de interacción que nos brinda la herramienta y si la información administrada, muestra la información en tiempo real o con una latencia aceptable para el usuario.

La confiabilidad está ligada con la calidad de los criterios de aceptación negociados con el equipo y un volumen de información apropiado para poder realizar los ajustes correspondientes.

¿Pero se han preguntado qué diría el sistema si le hacemos la misma pregunta?

Que tire la primera piedra aquel que no haya visto un sistema como el hijo que todavía no tiene. Sí, hay que admitir de que a pesar de que nuestros sistemas sean feos y lentos, siempre los vamos a defender como si fueran nuestro primer retoño.

Si es así, no les parece extraño que muchos proyectos no consideren:

 

  1. Un plan de operación: ¿Si mi hijo tose una noche no debería darle una pastilla?
  2. Un plan de mejora continua: Mi hijo va a necesitar ropa de invierno, otoño, una nueva mochila para el colegio!
  3. Un modelo de gobierno: Cuando el niño se porta mal, su profesor puede comunicarse primero con sus padres y luego con sus abuelos.
  4. Un esquema de niveles de servicio: ¿No les ha pasado que se preocupan si su hijo demora más de lo normal cuando vuelve del colegio?

 

Podríamos seguir listando características que tienen que ver con la vida del sistema luego de haber salido a producción —aunque prefiero más el concepto de liberación de software— pero la idea es que al concebir un proyecto —ojo que dije proyecto— un gestor tiene que considerar que el éxito del proyecto está ligado a los objetivos que se definan para el mismo pero no debe olvidar que el producto a liberarse será como aquel niño que dentro de poco irá por su cuenta al colegio.

Fuente: Farmatodo

Saludos, @Jersson

2 thoughts on “Éxito en proyectos que fracasan

  1. Pingback: ¿Qué se entrega al finalizar un proyecto de sistemas? – Jersson on the block!

  2. Pingback: El lado oscuro de hacer que las cosas sucedan – Jersson on the block!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *